Malas compañías

Ella era su plan B

el “rookie” de la cantera,

el billete a la luna.

Era el “tócala otra vez Sam”,

el refugiado que se muda.

Era la almohada y colchón,

amante y pareja,

entrada y salida.

Era el mensaje borrado

y el ramo en la oficina.

Acudían a misa de noche,

pecadores a los ojos de dios

y sin abogado de oficio.

¿La jueza? Su señoría ilusión

embelesada desde su sitio.

No salían del sanedrín

hasta que uno perdió,

se dejó la carne en el fuego.

Ganó quien menos amó,

quien puso reglas al juego.

Convivían entre paréntesis

entre verdades medio mentira,

entre el Nirvana y la enuresis

y alguna noche suicida.

Se besaron en otros planetas,

se amaron mar adentro

aunque nadie hizo su maleta…

en la mesa faltaba un cubierto.

Se besaron en montañas y ciudades,

se pensaban en brazos de otro

aunque azarosos fuesen los lugares

cada “affaire” se quedaba corto.

3 comentarios sobre “Malas compañías

Responder a la vida de poe Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: