Bandera blanca

Mi bandera es la blanca

acaparadora de colores,

disidente de la oscuridad,

la de los buenos y peores.

Mi bandera es la del respeto

y tiene la lengua suelta,

pues faltan codos

y no hay queja que no resuelva.

Mi bandera se rompe

cuando la violencia la ondea,

cuando las palabras flojean

y a la libertad se ningunea.

Mi patria llora por rencor

por sentarse en silla rota

aunque compartan misma cama

y compitan por ser el más idiota.

Me aferro a mi estandarte

y si despegarme tantea el viento

no saltaré por la borda

por muy feo que esté el tiempo.

Por más viento que envista por proa

y si de cara tengo al sol,

fraguaré un plan bañado en concordia

pues para eso está la tripulación.

Sufre más quién enseña

que el propio emblema,

quién con bandera vende sus penas.

Los pájaros huyen del parque

lo confunden con el zoo,

sienten que nadie está de su parte.

No me pinten ningún color

pues mi bandera los tiene todos

y no cabe en un balcón.

Inseguro con vida.

Me tapo con la sombra

que nace cuando tu cuerpo

se apoltrona encima del mío

Bebo cada gota que brota

de tus ojos azules

cuando tus carcajadas las emanan.

Mi incertidumbre se despide

y gasta cada céntimo del finiquito

en vestidos con forma de planes.

Tus abrazos son mi anestesia

cuando la vida me atropella

osadamente sin conciencia.

Mi reverencia y mi sombrero

porqué saben tus cardenales

que vuelas y despegas desde el suelo.

Mi like más obvio

por comerte mi monotonía

y vaciar mi nevera marca: odio.

Tantos versos y cero confesiones.

Secretos clasificados con recato,

banal manía de escritores.

“Credo” en tus mensajes

pues siento la misma Fe

y prodigan mis males.

Soy tu muñeca rusa

siempre con un hueco para ti

sin miedo a la altura.

Porqué saltar contigo es vivir 2 veces,

correr contigo es dar la vuelta al mundo

y besarte es sumar días multiplicando meses.

A tiempo

Cuando estoy contigo

me siento solo,

como una madre sin su hijo,

un bikini en invierno,

un niño sin su polo

o Jesús en el infierno.

Cada día que te veo

me siento vacío

como la cabeza del que maltrata,

un cine por la mañana

o el alma de un amor que mata.

Esa mesa de billar

con polvo y mantel roto…

Ese palo con astillas

que se esfuerza por golpear

y sólo abre más la herida.

Hace un tiempo

que ya dejamos de sumar,

el problema no da resultado,

incluso menos, es más

aunque esté bien acompañado.

Discúlpeme por romper

los cántaros de miel,

por echarle sal

a tu algodón de azúcar…

a tiempo evité diabetes aguda.

Perdóname por la decapitación

y si casi llegó

la sangre al río.

Ahora solo comemos pipas

y vemos volar a las perdices

relamiendo una amistad impasible.

Tan liberto como libre

Baile de miradas

Cada vez que te veo

se secan los hielos de mi copa,

das un portazo ante San Pedro

y transformas el más cruel lunes

en un catorce de febrero.

Cuando yo te veo

estallan las cuerdas de mi guitarra,

tergiversas ideas y palabras

y no hay ninguna frase bonita

que quede guardada en el tintero.

Firmaba un fin del mundo

cogido como un dedo a tu mano,

Bailando, sin miedo a equivocarnos.

Despachando todos nuestros sueños

y un te quiero el subtítulo más cuerdo.

No me molesta alzar mi cabeza

para contestar a tus ojos

o hacer “puenting” con tus greñas.

Aunque te espíe hechizado desde abajo,

tus piernas son la mejor carretera.

Te veo y enquistas mis pies

me convierto en el lunar de tu cara,

en la sacarina de tu café.

Porqué secuestras mi sentido común

perdiendo el juicio y la razón,

viviendo de tu azar y al tuntún.

Perdóname si no te saco a bailar.

Prometo que cuando lo haga

Será tan elegante como de una boda el vals.

Quiero bailar contigo

pegado como un imán a la nevera.

Invéntate tu el plan

yo me encargo que valga la pena.

Brindo

No importa cual bar

cuando se juega

la vida entera,

busca enajenado el 21

en una partida al Blackjack.

Caí redondo en una silla

rodeado de trileros

con guantes y manos finas,

de boca burlona,

fumadores de pipa rebozada en harina.

Me guardé un as en la manga.

Pensé “jamás lo usaré”

mi pareja con su escalera…

sin saber si fue un farol

abrió juego señalándome el full. 

La bancarrota mi premio.

Mi vida el raudo aval.

No niego alguna trampa

pero me retiré como el que más

lleno de trancas y a barrancas.

Decidí romper la baraja.

Aprendí a ganar perdiendo

e hice lo que me dio la gana.

No perdí la partida

me gané a mi mismo

justo trofeo por mi salida.

Hoy brindo sin hielo,

ya no necesito ser bueno 

para llegar al cielo.

Porqué la vida se va de cabeza,

se lucha con corazón

y se disfruta de una pieza.

¡Viva el saber perder!

La malquerida

Quizá seamos bastardos de madre

querida vecina del piso de abajo.

Tu que dejas que te pisoteen,

de comprarte sin venderte…

y sigues ahí dando vida

pusilánime e inerte.

Quizá somos tus hijos ilegítimos

o bien tus moradores más rebeldes,

tan amnésicos de lactancia…

más de dar que de recibir

con tu segunda oportunidad

tatuada con retintín.

Hay muchas “importancias” antes de un después,

cuantiosas “verdades” a las que te rindes,

escasa de ungüentos para tus males…

pero la máxima es clara

enigmática cacique del cielo:

después de ti no hay nada.

Cual sátira fui el remitente,

se regocija entre capullos y gusanos,

pues eres mi presente pendiente.

Tú que me das de comer,

reina y rosa de los vientos,

Ofreces tu cama en cualquier momento.

Tú que cuando te enfadas

escupes sin dar explicaciones

haciendo honores de autoridad.

Porque sólo tú secas mi sed,

mas a prueba pongo tu generosidad

cuando te afeita el barbero sin avisar.

Porque tú inventaste el principio,

trolea y entierra

a quien quiera escribir tu final.

Para siempre

El gato negro me retó

yo que camino derecho siempre

ante un envite…

terminé sordo y magullado

con un pagaré

a sesenta años.

Tan flacos de memoria

como empachados de escepticismo.

Podridos de “mejor otro día”,

de despedidas de un casado

con su secundaria querida.

Viajaste a un lugar oculto

fuera de cobertura,

sin direcciones que me guíen allí.

Raptaste toda mi cordura

arrancando los puntos de mis “i”.

Ahora no encuentro el interruptor

¿Las ventanas?

Tapiadas.

¿Tus ojos?

cerrados sin voluntad.

Quien te añora hoy soy yo,

espero que la puerta un día abras.

Obsesionado mirando a la nada

dejo mis sueños a remojo…

¡Joder ya no estás!

Tengo tanta sed de ti

que me emborracho

tres de cada dos días,

escribo con B “vida”.

¿Cuál barco dragará

esta lúgubre sequía?

Juro ser tu mejor versión,

tu raíz cuadrada

tu recuerdo me hace fuerte.

Aquí me quedo yo

anémico, taciturno…

y sonámbulo por verte.

* Inspirada en Sara Parra

Licencia para vivir

Eres mi cantante favorita.

Tu voz mi canto de sirena.

Tus caderas la pesadilla que me despierta

mientras me tapo con tu melena.

Son mis manos

quienes llenas de arena

dibujan Hippies y soldados

y castillos sin almena.

Fue mi pasado

quién huérfano de esposa

liberó a mi futuro amordazado

con mordida cuantiosa.

Y el dolor huyó

como palomas en octubre

o el intelecto de la desfachatez…

Dejando un mundo sin fragor

dónde soy yo quien se cubre

y el presente ningunea al ayer.

Noche abreviada

Una noche abreviada.

San Juan en agosto

o solsticio improvisado,

preludio intermitente

y éxito.

El deseo insuficiente

un segundo primer beso

luces sin sombre

y ruido.

En la plaza del pueblo

corretean infancia y juventud,

un escenario y dos profetas.

El séquito

y mucha actitud.

Un reloj que se para

los segundos que dividen

una fotografía eterna

dónde el sueño se encamina

y nada les merma.

No fuimos nadie

pero fuimos la huella,

aceite de un candil

agua y electricidad

el mismo rey David.

También fuimos

el brillo de un coral

un “no me sueltes la mano”

incluso un camino de algodones…

el vacío del lamento

hasta el agua del mar muerto.

El joven rebosa de fe

locuaz usurero de sonrisas…

sea como fuese,

será quién él quiera ser,

Garúa & flama

Parecía una noche perdida,

un partido con tintes de empate

pero con ocasiones…

y la mujer de blanco

se adelantó en el marcador

provocando la prórroga.

¿Quién provocó la expulsión?

apresuradamente se marcharon

sin hacer declaraciones

a la par que la lluvia y el rocío

regaban sus ideas

y marcaban sus tupidas huellas.

Les sobraba el calor

que faltaba por esas calles,

tan vacías de ruído,

donde buscaban su torre Eiffel

y solo encontraron

un callejón del Browns

No tenían techo

y el fuego ardía por doquier

¿En medio de ellos?

La nada…

encima, un aspersor

ocultos a los ojos de Dios.

Una mueca subtituló un adiós

en una película con segunda parte.

Él escribía el epitafio

mas ella resucitó

en vuelta de su vestido blanco

lista con su mejor versión.

Y volaron sin tener alas

y cantaron mancos de voz

y bebieron sin tener sed…

pues solo había hambre

y la gula

engulló todos sus males.

Tres

Tengo 3 duendes por casa

tocan a mi puerta

para entrar por la ventana.

Cambian todo de lugar

dinamitando el silencio

e incendiando mi ingenuidad.

Tengo 3 perlas en mi joyero

blancas como sotanas

regalo incalculable,

pues son mi mayor hacienda

aunque cieguen mi mirada

y se columpien con mi paciencia…

Tengo 3 bandoleros en el salón.

Bandidos intimidatorios

Es verlos y alzo mis manos,

robándome un abrazo,

destruyendo mi cartera

desvalijando mis penas.

Tengo 3 superhéroes en la habitación.

Ahuyentan todos mis disgustos

cubriéndome con sus capas,

volando en sus escobas

porqué con ellos soy cualquier cosa

excepto yo.

Tengo 3 guitarras que tocan solas.

Aunque las afine de tanto en cuanto

suenan en la frecuencia exacta

y resuenan por todo el salón

al ritmo que marcan ellas

mas son mi mejor canción.

El vino

Saca la botella de vino

la que guardas detrás de tu espalda

boca de paladar fino.

Dame tu mano

pues la mía sostiene el abridor

comparte el vaso.

No te lo diré dos veces,

ábrela ya

que tan sólo leerte…

tus mensajes mutan en corazones

y ya no se dónde esconderme

¿Eres tu mi spoiler?

Madre de mariposas,

muralla color naranja

que protegen mis fantasías.

Osada escusa para pensarte

pero temoroso por callarme

Es mi cabeza quien te tartamudea,

en cada hoja el mismo membrete…

Hasta tengo dislexia de ti,

pues en cualquier palabra

las letras se disfrazan con tu nombre

sustantivo propio pero abstracto

de facto.

Entonces te escribo

y siempre salta el contestador…

otras comunica…

y no estás,

llega la nada

baja la persiana

y tú en tu sofá anclada

No va más…

sin saber a qué numero

pero todo al rojo.

Mi cereza favorita…

que se junten los caminos

y desperdiguen nuestros miedos

¡Pero abre ya el vino!

Kilómetros de…

Oscuro enigma

el que me hace lidiar

cinco de cada tres auroras.

Como horas a minutos

me tienes cautivo

a más de quinientos kilómetros

Tus dilatados ojos

hechizaron a quien escribe.

Ni la goma borra

ni el lápiz dibuja

otra cosa que no sea

la letra M y la letra A.

Regresé a aquella playa

brindé en aquel chiringuito

yací en la misma arena

vasta de recuerdos,

redundante deja vu

en el que no estás tú

La toalla se quedaba grande

tampoco secó lo que tenía que secar.

Dilatada toalla

tan desmedida

como la pena del abrazo

funesta despedida

Nos estorban los kilómetros

desmedrados por la distancia…

y yo escaseando de valor.

El rocío de mis sueños

la escarcha de mi corazón.

La niebla de tus ojos

y un reloj empapado de sudor

Coyuntura

Efímera luz

e ingenuo quien te haga frente.

Escasa de piernas…

pero andas en todas partes

anónima, incolora,

ama de principios

nodriza de finales

A veces te repudio.

A veces te deseo.

A veces no existes.

A veces no entiendo

porqué apareces.

Te eximes del fuego

inmune al hielo.

Infranqueable,

ritmo y compás…

¿Y yo?

Observador empedernido

desde mi estuoso sofá.

Tan pronto se agota

como se inmola o no existe.

Eres roca en el camino

incluso el mismísimo Lucifer.

Pero para otros

eres la propia fe.

Descarada sin linde

haciendo y desahaciendo

todo con tu bastón de mando

mas solo tu eres problema

y resultado.

Regalos

Hubo un día donde yo era 
el más novato.
Una L colgaba de mí.
Casi ciego y mudo
ni llorar me calmaba.

Tenía tanto calor a mi alrededor
que iba desnudo.

Pero una constelación brillaba más. 
A la carrera me percaté
que el regalo estaba fuera.

Ellos eran quiénes
aunque fallara su nuevo juguete,

rehusaban la devolución.

Arrugados como un papel usado

presente eterno

tenerlos a mi lado.

¿Baúl con polvo?
Vino añejo.
Tesoro fúlgido.
Sobresaliente en la vida.
Destaca en pasión.
Idolatra de su sangre.

La otra cara de la moneda.
Más de peseta que de Euro
el 112 del clan.
Cuentacuentos retrospectivos
su mayor faceta: “Malcriar”
mejor que nadie
porqué nadie da más.

Mis ganas

Tengo tantas ganas de verte

que olvidé abrocharme los zapatos…

la ventana se destapó sin permiso,

costumbre acostumbrada,

y el azul de tus ojos

caló en mis papeles,

hasta en los que ya perdí…

Pánico en el túnel,

musa de los románticos ,

bedel de perdedores

y enemiga de quién no te conoce.

Tan perfecta como desee.

Libertad tu segundo nombre.

Carreteras huérfanas de auspicios

lucero, alba y atardecer,

faro del acaso

y del revés

Te busqué en mapas sin escala

en campo abierto,

hasta en dirección prohibida.

Te extravié por fobia a las alturas

y llegaste para redimir mis heridas

El préstamo

La mano que cruza la espalda,

mece mi silla y da de comer,

dibuja mi sonrisa

y sustenta mi corazón.

Armadura de acero,

acero inolvidable.

Tan firme como robusta,

infranqueable…

siempre en defensa

al peor de los sables.

Más de Juana de arco

que de una infanta cualquiera.

Kasparov de la vida

a quien tantas veces planté cara,

pero me miraba y…

me dejaba ganar

El médico sin medicar

el que te purifica

el que está sin estar.

Ungüento de carne y hueso

liviano de amor

lidiador empedernido

Mi deuda eterna

préstamo a interés 0.

Vuestro cariño

mi mejor aval

regalo cotidiano,

mi génesis y mi final.

Secretos

Dime cuál es tu secreto

ingredientes anóminos

¿Musa o arcano?

¿De qué estás hecha?

Oculta en tu escondite

furtiva hasta la fecha.

Quiero saber cuál es tu receta,

la guardaré sigilosamente

lo confieso,

mas no dudes que si te muerdo

quedará guardada…

y a poco me sabrá tu recuerdo.

¿Escaso de azúcar?

Tampoco eso me preocupa.

¿Y si fuese la sal?

A tu pies pondré

el mismo mar.

No resuelvo la X ni la Y

¿Qué tendrá ese caldo?

Pues no lo paro de repetir…

¿ Y si el secreto está en la masa?

Abre mi regalo

pues estas manos son sólo para ti.

Dejaré la mesa puesta

en su sitio,

sentado junto al ventanal

y a fuego lento cocinaré

para que nuestras manos

no se puedan quemar.

2 héroes

Érase una vez

2 héroes.

Final con forma de pesadilla,

principio de una égloga

de ovejas muertas

Saltaron obstáculos

pero sus sombras …

no pudieron con ellos mismos,

vendados sus ojos por el miedo

cayendo en 1 largo sofismo.

Rompieron el contrato

juicios y jueces por doquier

y los cuervos echaron a volar.

Mas ganó su libertad con fianza

pero incondicional

Fueron portada en todos los periódicos

y siempre el mismo titular.

Ella gritaba fuerte para darle verdad.

Él encontró refugio en el silencio

condenado por juicio popular.

Omicidio prudente con alevosía

pocos juristas le quisieron creer…

lo mataron sin pruebas.

Aprovechó para resucitar,

aprovechó para renacer.

Todo

Eres la A y la Z,

la palabras perfecta

y la frase inolvidable.

El amargo del café

y la mancha d sirope.

El sabor que a todos gusta

y la canción que todos conocen.

Eres el boton de encendido

también el de apagado,

beso de despedida,

beso de buenos días.

El vaso medio lleno

y también el medio ocupado

La H de echarte de menos

y la I de todos mis te quiero

Las cuerdas de mis guitarras,

el acento d cada canción.

El azul de mis ojos,

la inquilina residente en mi corazón

¿Que es la vida de Poe?

La vida de Poe es un espacio de literatura, el “recreo de las letras”. Es ese momento en que decides coger tu móvil, o una libreta, ponerte a escribir aquello de lo que solo tú eres dueño, tus secretos difundidos en lenguaje Morse o tus indirectas en forma de poesía o de prosa.

¿Quieres participar? Es necesario que mandes una foto en algún espacio relacionado con el tren/metro, y el texto/poesía que te gustaría publicar. Poe espera la educación y las buenas prácticas de la gente colaboradora, porqué la intimidad de las personas es lo primero, por ello exigimos el consentimiento a la hora de usar la imagen. Por supuesto, no subiremos fotos con menores de edad sin la autorización de los padres.