El último baile

No fue de día ni tampoco era verano pero había tanta sed que bebieron sus miedos y les sentó bastante bien. No fue una fiesta de pijama ni tampoco un cabaret pero me sacaron a bailar yo que bailo con cabeza y oído calmé mi sed perdiendo el compás. No era ningún refugiado tampoco eraSigue leyendo “El último baile”

Baile de miradas

Cada vez que te veo se secan los hielos de mi copa, das un portazo ante San Pedro y transformas el más cruel lunes en un catorce de febrero. Cuando yo te veo estallan las cuerdas de mi guitarra, tergiversas ideas y palabras y no hay ninguna frase bonita que quede guardada en el tintero.Sigue leyendo “Baile de miradas”