Baile de miradas

Cada vez que te veo se secan los hielos de mi copa, das un portazo ante San Pedro y transformas el más cruel lunes en un catorce de febrero. Cuando yo te veo estallan las cuerdas de mi guitarra, tergiversas ideas y palabras y no hay ninguna frase bonita que quede guardada en el tintero.Sigue leyendo “Baile de miradas”