Tarde, pero llego

Tarde, pero llego esa es la premisa, con o sin permiso desenfadado, reloj en mano. Pude llegar antes pero no era el momento. Deshojé todas mis escusas y aunque ninguna era cierta me la jugué a la ruleta rusa. No se me hizo tarde porqué detrás de “tarde” siempre queda algo más disfrazado de “nunca”Sigue leyendo “Tarde, pero llego”

Kilómetros de…

Oscuro enigma el que me hace lidiar cinco de cada tres auroras. Como horas a minutos me tienes cautivo a más de quinientos kilómetros Tus dilatados ojos hechizaron a quien escribe. Ni la goma borra ni el lápiz dibuja otra cosa que no sea la letra M y la letra A. Regresé a aquella playaSigue leyendo “Kilómetros de…”