Museo de cera

Cuando termina el amor vuelven las procesiones, las saetas al cristo del mal querido. Los feligreses llenan los templos y el sermón atrae a los peregrinos. Cuando se acaba el amor los pañuelos secan alguna verdad pegada en el bolsillo del pantalón, tapadas entre manos de alfarero con uñas que reclaman derechos de autor. CuandoSigue leyendo “Museo de cera”