Brindo

No importa cual bar cuando se juega la vida entera, busca enajenado el 21 en una partida al Blackjack. Caí redondo en una silla rodeado de trileros con guantes y manos finas, de boca burlona, fumadores de pipa rebozada en harina. Me guardé un as en la manga. Pensé “jamás lo usaré” mi pareja conSigue leyendo “Brindo”

Para siempre

El gato negro me retó yo que camino derecho siempre ante un envite… terminé sordo y magullado con un pagaré a sesenta años. Tan flacos de memoria como empachados de escepticismo. Podridos de “mejor otro día”, de despedidas de un casado con su secundaria querida. Viajaste a un lugar oculto fuera de cobertura, sin direccionesSigue leyendo “Para siempre”